30 marzo 2006

Luz no manipulada

Amanecen mis andamios y cuestiono cómo edificar un día, un simple día, uno más queriendo que no sea sólo uno más, que tenga una pintura diferente, una arquitectura de titanio loco, un mirador que dé a las olas lejanas de lo que seremos.

Melodías que me acompañan en esta empresa, miradas de soslayo, puras, glaciales o rencorosas, un barullo sin dibujar de reflexiones descafeinadas que no se pueden mojar, no se pueden saborear, no se pueden compartir.

Son estratos, capas de un sustrato por el que caminan mis pasos en zigzag, componiendo un cuadro abstracto de deseos cobardes y valientes. Contradicciones que me persiguen, como a ti. Luces y sombras transformados en las líneas limpias y simples que no da la realidad.

Un lapso de retina mentirosa refleja lo que mis manos tocarán si algún día yo lo creo. Entre los resquicios de floresta de una humanidad conquistadora, viajan las horas. Atardecen mis andamios, y la cama sin hacer.

4 comentarios:

Lakshmi dijo...

Quién iba a decir que escondías a todo un filósofo-poeta detrás de todas las tonterías que dices... XD
Sorprendida estoy.
Curioso.

Lakshmi dijo...

Por cierto, genial el post :)

Wala dijo...

Curioso, curioso :-) Gracias por la lectura... y por los comentarios (yo no puedo hacerte a tí porque no soy VIP de MSN, hum). Buenas noches, y buena suerte...

Fátima dijo...

Como dirían algunos malagueños: Imprezionante. Sencillamente precioso. Un beso